Alopecia es el término científico utilizado para designar a al caída del cabello. No obstante, existen distintos tipos de alopecia, que tienen su origen en causas distintas y que se manifiestan de forma diferente en la persona que lo sufre.

Alopecia androgenética

alopecia.jpgLa alopecia androgenética o caída del cabello de patrón masculino tiene una causa genética y afecta al 60 por ciento de los hombres españoles de 50 años. Es el tipo de calvicie más extendida entre la población masculina y su aparición está inducida por los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) que empiezan a ser producidos por el organismo del varón en la pubertad. Este tipo de alopecia también se observa en un 20 por ciento de los jóvenes varones de entre 18 y 25 años.

Aunque todos los varones producen andrógenos, el hecho de que unos desarrollen alopecia androgenética y otros no lo hagan depende básicamente de condicionantes genéticos. Otro factor como el estrés también puede acelerar el proceso de pérdida del cabello en algunos varones. Según explica el doctor Francisco Camacho, catedrático de Dermatología de la Facultad de Medicina de Sevilla, “ante una situación estresante, el organismo puede reaccionar aumentando la producción de andrógenos, lo cual favorecería el proceso de pérdida del cabello. Sin embargo, la importancia del estrés en la caída del cabello ha sido sobrestimada”.

Los especialistas insisten en que la pérdida del cabello en el varón no es un proceso irreversible y se puede detener. El dermatólogo es el profesional más adecuado para tratar los problemas de alopecia. Según el doctor Camacho, existen tratamientos disponibles en la actualidad, basados en el uso combinado de dos fármacos (minoxidil y finasterida) que ofrecen resultados positivos en el 66 por ciento de los casos.

La finasterida es el único medicamento con el que se ha probado que el cabello vuelve a crecer. Junto a él, la aplicación de minoxidil por vía tópica, directamente sobre la zona afectada, frena la pérdida de pelo.

Alopecia areata

Es un tipo de caída del cabello de origen desconocido, aunque se apuntan la enfermedades autoinmunitarias como posible causa de esta pérdida del pelo. La alopecia areata suele presentarse en forma de placas en el cuero cabelludo, aunque también puede extenderse a otras zonas del cuerpo. Puede aparecer a cualquier edad y afecta en igual medida a ambos sexos. Se estima que afecta a una de cada mil personas.

En algunos casos, la alopecia areata puede progresar hasta la desaparición total del cabello. Los folículos pilosos no quedan destruidos con esta enfermedad, por lo que el pelo puede volver a crecer, si bien es cierto que son frecuentes las recidivas (recaídas) en pacientes que la han sufrido alguna vez.

Otras causas de caída del cabello

El cabello también puede caerse como consecuencia de algunos tipos de enfermedades, el estrés,  las enfermedades tiroideas, la sífilis y muchas más que el médico es el encargado de controlar. También algunos fármacos incluyen entre sus efectos adversos la caída del pelo, como algunos medicamentos que ayudan a reducir el colesterol, ciertos fármacos anticoagulantes y algunos antitiroideos. El tratamiento de tumores con quimioterapia provoca también la pérdida temporal del cabello en el paciente.