La soja y los lípidos en sangre

soja-soya.jpgEstudios publicados dan cuenta que la proteína de soja y todos sus compuestos bioactivos (entre ellos las isoflavonas) ayudan a disminuir el colesterol  total, colesterol LDL (el conocido como colesterol malo), triglicéridos y aumentan el colesterol HDL (el conocido como colesterol bueno).

La disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular ocurre por mecanismo de estimulación de la secreción de ácidos biliares, cambios en el metabolismo hepático del colesterol, efectos hormonales y regulación de los receptores del colesterol LDL.

Hoy la Asociación Americana del Corazón además de recomendar avena, naranja y vegetales verdes para mantener la salud del corazón, sugiere consumir diariamente proteína de soja.

La soja y la salud de la mujer

La proteína de soja aumenta el contenido mineral del hueso y su densidad mineral, favoreciendo la salud ósea; esto quiere decir huesos más fuertes.

Respecto a la etapa de la menopausia se ha visto que las mujeres que tuvieron un consumo frecuente de proteína de soja (países del Asia) tienen una incidencia alrededor del 17% de calores respecto a las europeas que presentaban una incidencia  del 57%.

La soja con sus isoflavonas disminuyen en un 40% o más los calores relacionados con la menopausia y puede ayudar a reducir la severidad de los síntomas.