Nueva técnica para interrumpir el avance de la artrosis

La artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta a un 10% de la población, lentamente afecta y destruye las diversas articulaciones de nuestro cuerpo, a esto hay que añadir el dolor creciente, que logra que se sufra una incapacidad funcional no permitiendo realizar diversas actividades cotidianas. No existe prevención ni tampoco cura contra la artrosis pero sí existe una forma de interrumpir su avance en una primera fase de la enfermedad o retrasar la evolución de ésta cuando se trata de un caso mucho más avanzado.

Dos médicos vitorianos han sido quienes han descubierto el proceso de interrupción de la artrosis utilizando el llamado plasma rico en factores de crecimiento desarrollado hace algunos años. Se trata de una fracción de plasma que presenta una gran concentración de proteínas y que ha sido aislada del torrente sanguíneo del propio paciente. El plasma en cuestión presenta un gran poder cicatrizante y permite acelerar la regeneración muscular y ósea.

La técnica utilizada se basa en la extracción de sangre del paciente que se deposita en un tubo de ensayo con una dosis de anticoagulante, tras un proceso de centrifugado se separan los diversos componentes sanguíneos y finalmente se extrae el plasma antes mencionado. Ahora sólo resta extraer líquido sinovial del paciente y reemplazarlo por el plasma, el resultado es sorprendente, las proteínas actúan sobre las células de la zona lesionada haciéndolas trabajar para reparar los tejidos, logrando frenar el avance de la enfermedad.

Sin duda es un gran hallazgo que permitirá mejorar la calidad de vida de millones de personas que sufren artrosis en el mundo, este descubrimiento les ha otorgado, al odontólogo e investigador alavés Eduardo Anitua y a Mikel Sánchez, experto en traumatología, el reconocimiento de especialistas de todo el mundo.