La alteración en los valores de una proteína sanguínea indicarían la presencia del mal con mayor eficacia que los métodos actuales.

Un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos presentó un trabajo que demuestra la utilidad de una proteína sanguínea, la EPCA-2, para diagnosticar un cáncer de próstata.

Hasta ahora, los médicos evalúan los valores de la proteína PSA, también llamada antígeno prostático, para diagnosticar la enfermedad, aunque esta presenta un menor grado de precisión. El estudio fue publicado por la prestigiosa revista científica Urology.

Uno de los investigadores, Robert Getzenberg, reconoció que “aunque serán necesarias nuevas validaciones, parece que podrá sustituir al antígeno prostático”.

Para demostrar la especificidad y sensibilidad de esta proteína, la investigación utilizó muestras de 330 pacientes de diverso perfil: hombres con niveles de PSA normales y sin evidencia de enfermedad, varones con PSA elevado pero biopsias negativas, pacientes afectados por una patología benigna de la próstata que también incrementa estos niveles (hiperplasia), y también con otras características.

Para determinar el valor-umbral de EPCA-2, los científicos llevaron a cabo primero un subanálisis con 30 muestras de sangre: el riesgo de cáncer de próstata se estableció por encima de 30. Aplicando este criterio al resto de la muestra, los resultados mostraron que el test de EPCA-2 era negativo en el 92% de los sujetos sin cáncer de próstata.

El 97% de los varones sin evidencias de la enfermedad (independientemente de sus niveles de PSA), con otras patologías benignas o cánceres en otra parte del organismo tenían niveles de la nueva proteína por debajo de 30. Pero esta cifra subió por encima de ese umbral en el 94% de los hombres con un tumor prostático.

Con un nuevo marcador, más exacto, los especialistas aspiran a evitar los procedimientos actuales para detectar la enfermedad, que implican molestias y un alto costo. El estudio de la proteína, que aún está en etapa experimental, arroja resultados con un simple análisis de sangre.