Investigadores esatdounidenses comprobaron que una dieta rica en azúcar  tiene efectos muy similares en el hígado a los causados por un exceso en el consumo de bebidas alcohólicas.

De acuerdo a un estudio realizado en la Universidad de Duke en Estados Unidos, un exceso de azúcar en la dieta puede producir una esteatosis hepática no alcohólica, similar a la que se produce por un exceso en el consumo de bebidas alcohólicas.

El azúcar no sólo se encunetra en los dulces, sino también lo contienen los hidratos de carbono, ya que su objetivo es la de proporcionarnos energía, la que que si no es consumida se acumularán en forma de grasa en nuestro cuerpo.

Según este estudio, la transformación del azúcar en grasas es lo que se produce en el hígado como consecuencia de un exceso de este nutriente en la sangre.

Si bien, es sabido que un exceso de azúcar es perjudicial para nuestro organismo y que causa aumento en el peso, pueden existir otras consecuencias que van mas allá, y es que puede llegar a dañar órganos internos como el hígado.

Esto hace que el hígado acumule este exceso de azúcar formando grasa en su interior, lo que causaría una esteatosis hepática o lo que popularmente se conoce como hígado graso producido habitualmente por una ingesta masiva de alcohol.

Dentro de los principales síntomas de esta enfermedad se encunetra dolor en la parte superior derecha del abdomen, fatiga crónica, malestar general y pesadez después de las comidas.

Los altos niveles de azúcar en la sangre se pueden disminuir con ejercicio físico y una dieta adecuada, baja en azúcares e hidratos de carbono. El hígado graso es un trastorno reversible que se puede solucionar.

La tercera, 24 de octubre de 2008, leer nota completa