El Ministerio de Sanidad de China ha penalizado a tres hospitales del país por la venta ilegal de órganos humanos y por la prestación de "servicios" ilícitos relacionados con su trasplante a pacientes extranjeros.

El viceministro chino de Sanidad, Huang Jiefu, reveló la noticia durante su intervención en el cuarto Simposio Nacional de Trasplantes del país asiático, aunque no dijo qué hospitales de qué ciudades ni qué doctores están implicados en esas actividades.

El viceministro explicó que fueron castigados por "ofrecer servicios" ilegales de este tipo a pacientes extranjeros.

Huang advirtió de que quienes cometan faltas similares en el futuro perderán sus licencias profesionales, y recordó que estas tres penalizaciones son las primeras que se llevan a cabo siguiendo las directrices del país asiático sobre trasplantes.

En China, los trasplantes quirúrgicos sólo están permitidos si los órganos se toman de personas fallecidas o si se hacen entre miembros de la misma familia, aunque en realidad la escasez de órganos ha llevado a que su venta ilegal sea una práctica muy extendida en el país.

Por ello, también han aparecido empresas ilegales que, a través de internet o de otros canales, hacen posible a hospitales y a pacientes la falsificación de documentos notariales de parentesco para llevar a cabo las intervenciones.

Según cifras del propio Ministerio de Sanidad, cerca de 1,5 millones de personas necesitan trasplantes en China cada año, pero con el sistema actual sólo suele haber disponibles oficialmente unos 10.000 órganos durante ese período.

Por el momento, sólo hay 164 centros médicos autorizados a hacer trasplantes en China y todos ellos serán sometidos a examen para garantizar que no incurren en procedimientos ilegales, añadió Huang, quien aseguró que, debido a la escasez de órganos disponibles, no aumentará por ahora el número de centros autorizados.

La Opinión, noviembre de 2008, leer nota completa