Vive en Brooklyn y practica la medicina comunitaria a golpe de ratón. Sus pacientes le contactan por Facebook y Messenger, y pasa consulta por web cam. Así es un médico 2.0.

Jay Parkinson es un experto en web. Sus pacientes le conocen principalmente a través de la página web y se ha convertido en todo un gurú para la medicina 2.0 del siglo XXI.

¿Cómo es un día en la vida de un médico 2.0?
-Ahora soy un poco la cara visible de mi empresa y trabajo con otros médicos mientras me dedico a diseñar la página web y gestiono Facebook. Para mí es un sueño trabajar así porque también tengo la suerte de viajar mucho y aportar ideas para que médicos de todo el mundo puedan mejorar su forma de practicar la medicina

¿Cuándo fue consciente del papel que internet iba a jugar en la medicina del futuro?
-Hace ya algunos años y de forma bastante natural. Soy muy aficionado a la fotografía y subía mis imágenes a Flickr, así que muchos amigos de los que entraban a ver las fotos me dejaban comentarios o me mandaban e-mails con dudas médicas aprovechando que acababa de terminar la carrera. Empecé a pensar que era una forma diferente de practicar la medicina, que mejoraba la comunicación médico-paciente y que sobre todo me aportaba independencia. Luego empecé a ponerlo en práctica en mi propio barrio, Brooklyn.

¿Cuál es el perfil de sus pacientes?
-Son gente normal con problemas normales. Tienen edades comprendidas entre los 2 y los 88 años y no necesitan mucho más que saber entrar en Facebook y usar el correo electrónico.

Muchos médicos creen que recibimos demasiada información médica no contrastada por internet. ¿Debemos dejar de buscar información por nuestra cuenta o aprender a seleccionar?
-Hay que favorecer la comunicación. Si uno de mis pacientes me dice que ha encontrado algo por internet me puede hacer llegar el enlace y mi trabajo también consiste en traducirle esa información, ayudarle a que la interprete. En realidad, de la misma forma que prescribimos medicamentos, es bueno que prescribamos links porque la información puede ser útil y el paciente debe saber qué y dónde puede buscar.

Es usted un ejemplo de médico 2.0, pero ¿imagina cómo será el médico 3.0?
-Tendrá que estar relacionado con internet sí o sí. La Red resuelve muchos problemas de comunicación entre médicos y pacientes, y utilizando las plataformas adecuadas eso irá a más. También tendremos más herramientas que ayudarán al paciente a gestionar su propia salud; Twitter, por ejemplo, ha puesto en marcha Qwitter, una red social que te ayuda a dejar de fumar vinculándote con más gente que también lo está intentando. También Google trabaja en este sentido, por ejemplo con Google Flu Trends, una herramienta que relaciona las búsquedas de los usuarios con la posibilidad de que surja una epidemia de gripe.

¿Qué pasaría si un día lee en los periódicos que se ha caído internet por tiempo indefinido?
-¿Que desaparezca internet? No lo puedo ni imaginar, es del todo imposible.

Actualmente está trabajando en un proyecto llamado Hellohealth. ¿En qué consiste?
-Básicamente se trata de un Facebook orientado al médico. Una plataforma donde el paciente puede encontrar los perfiles de miles de médicos, suscribirse y recibir asistencia del que prefiera vía internet, de una forma mucho más barata e inmediata que con los seguros médicos. Será una herramienta 2.0 puramente médica y creo que muy útil. Aparecerán cada vez más herramientas para que nuestros pacientes gestionen el la Red su propia salud; Twitter y Google trabajan ya en estos frentes.

Dmedicina – 03 de noviembre de 2008 – Leer la nota completa