La sífilis y el sida acechan a los travestis

La expectativa de vida es de 40 años. Revelan que hay una prevalencia de hasta el 40% de las infecciones de transmisión sexual.

travestis BUENOS AIRES- Una investigación que impulsaron médicos y expertos de asociaciones civiles de la Capital Federal advirtió que en la población con identidad de género distinta del sexo biológico (travestis, transexuales y transgéneros) predominan el sida y la sífilis, como los males de mayor preponderancia.

Fue el primer estudio sobre las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) que apuntó a incluir a este sector de la ciudadanía que, en la mayoría de los casos, no tiene acceso a la salud.

Un artículo publicado por el diario "La Nación" señaló que, sin embargo, mediante un programa latinoamericano que se aplicó durante el año pasado en el hospital Ramos Mejía, se logró incrementar 10 veces las consultas y los tratamientos, ya que la expectativa de vida de los travestis es de apenas 40 años.

"Con esta estrategia se demostró que, en poco tiempo, es posible tender un puente entre el sistema de salud y esta franja de la sociedad, a pesar de los prejuicios, la moral o la forma de ver el sexo", explicó Marcelo Losso, jefe del Servicio de Inmunocomprometidos del nosocomio.

Datos preocupantes
En el primer relevamiento sanitario intervinieron la Fundación Buenos Aires Sida (Fbas), la Asociación Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina (Attta), un equipo de médicos y enfermeros del centro asistencial. En el trabajo, que duró cuatro años, analizaron las condiciones saniarias de 4.118 pacientes.

De ese total, 105 eran personas transgéneros y el 100% de ellas eran travestis, que brindaban servicios sexuales. Los estudios indicaron que la preponderancia de la infecciones por el sida, por la sífilis y por otras ITS (hepatitis B, herpes genital, úlceras genitales y verrugas causadas por el virus del papiloma humano) superaban las cifras en el resto de los pacientes.

En caso de los travestis, la presencia del VIH alcanzó al 27,5 %, a diferencia del 6,2 % del grupo no transgénero. En la Argentina, la prevalencia de esta enfermedad entre las mujeres trabajadoras sexuales no supera el 4,5 %. En tanto, la sífilis surgió en el 42 % de los asistidos.

Otro dato que señalaron los investigadores fue que ninguno de los pacientes estudiados consumía drogas inyectables, lo que confirma que contrajeron el mal por vía sexual. Pese a esto, el porcentaje de uso correcto del preservativo fue bajo tanto en los travestis (13,5 %) como en los pacientes no transgéneros (18 %).

"Esto demuestra que hay una falta de educación y de acceso a la información, pero también son un indicador de la marginalidad en la que vive este sector de la población. Estamos ante un problema sanitario muy grave: se puede mirar para otro lado y hacer de cuenta que no existe o hacer algo para resolverlo", reflexionó.

Respecto del Programa de Prevención y Diagnóstico Precoz de VIH y ETS en la Población Trans de la Ciudad de Buenos Aires, que se desarrolló en 2008, Losso opinó que fue favorable, porque multiplicó por 10 la cantidad de consultas y de testeos.

"Lamentablemente, las cifras que habíamos obtenido en el estudio se mantuvieron. Es decir que no sólo confirmamos la prevalencia previa, sino que encontramos 10 veces más personas con diagnósticos positivos", concluyó. (Especial)

La Gaceta – 11 agosto 2009 – Nota completa